Quiero agradecer a Proyecto Hombre su maravillosa labor y toda la ayuda que nos ha traído a nuestra familia: más orden, más paz, más autocontrol de los impulsos, un conocimiento mucho más profundo de nuestro hijo, más trabajo con nuestras emociones en familia… y un empezar a ver La Luz al final del túnel tras haber estados muy perdidos en cómo manejar esa gran bomba compuesta por adolescencia + adopción.

Quiero agradecer a PETALES todo lo que estamos aprendiendo a base de compartir experiencias, la ayuda que significa el descubrir que no estamos solos, que no somos tan ratos ni nos sentimos ya tan perdidos… es un placer pertenecer a esta efervescente tribu de incansables luchadores…