Hace un año, estábamos aislados en nuestra familia con los nuestros y nuestro sufrimiento, único e incomprendido sufrimiento. Hoy estamos aquí, compartiendo las tristezas los miedos y los fantasmas mas íntimos.

Las tribus tienen el poder de convocar a los espíritus de sus antepasados en tiempos de zozobra para, con su fuerza, impulsar y luchar con ellos y así, ganar. Hoy también lo llamamos epigenética… En esta tribu, hemos descubierto que nuestro dolor no es único, que siempre hay un whatsapp amigo que te alivia y  tenemos cataratas de ESPERANZA.

Hoy concito al espíritu luchador de nuestros antepasados, para que nos impulsen a ganarle futuro al futuro, para que nos ayuden a redirigir nuestros esfuerzos, porque estamos cambiando nuestro mundo y el de nuestros hijos e hijas, desde estos sentimientos y sus consecuencias. Estamos haciendo historia en la historia de los nuestros. Compartimos las malas y las buenas noticias y celebramos los logros de los demás miembros, como si fueran, en parte, nuestras. Es humano abatirse pero lo nuestro consiste en levantarnos, volver a retomar la antorcha e iluminar el camino. Felicidades a todos/as y gracias por la experiencia compartida.