Los niños; víctimas INVISIBLES de la Violencia de Género.

por | Nov 25, 2017 | Actividades, Artículos, BLOG, Iniciativas, Noticias |

Hoy, 25 de noviembre, Día internacional contra la Violencia de Género, queremos hablar de los niños.

Los niños son las víctimas INVISIBLES de la violencia de género.

A menudo, son víctimas directas. Por ejemplo, en lo que va de año 2017, siete niños han fallecido a manos de sus padres o las parejas o exparejas de sus madres. Es la cifra más alta de menores víctimas de violencia de género desde que se registran estos crímenes, desde el año 2010. Desde el año 2010 han muerto 28 menores a manos de las parejas o ex parejas de víctimas de violencia de género.

De otra parte,  además de ser testigos de la violencia ejercida sobre sus madres (en un 85% de los casos)  los menores son también víctimas en un 67% de los casos de maltrato directo.

Pero, los niños son también víctimas indirectas que van a sufrir sus consecuencias mucho más allá, a menudo con consecuencias sobre su desarrollo psicológico con efectos para toda su vida.

La exposición reiterada a la violencia supone una razón muy poderosa para que un niño cambie el concepto que posee de sí mismo. Se ven alteradas sus capacidades básicas de autorregulación y de relación con los demás, produciéndose una fuerte alteración en el desarrollo del apego.

El apego es la base de nuestra seguridad emocional, es el vehículo que modula cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con las personas que nos rodean. De él depende nuestra regulación emocional y se genera a partir de las relaciones que tenemos con nuestras padres o cuidadores desde que nacemos. Ser víctima o testigo de maltrato en la familia genera apego desorganizado, es decir, desesperanza y control coercitivo sobre uno mismo y los demás.

La repercusión que se produce en los niños depende en parte de la personalidad y de la edad del menor, puede traducirse en formas de expresión externas o internas. Existe acuerdo entre investigadores y clínicos con respecto a que las secuelas psicológicas que presentan estos menores no sólo se centran en el Trastorno por Estrés Postraumático, sino que también aparece sintomatología internalizante (ansiedad, culpabilidad, baja autoestima, somatizaciones), externalizante (inquietud, falta de atención, descontrol de impulsos, ira, problemas de conducta), junto a graves problemas cognitivos (déficit funciones ejecutivas, problemas memoria, bajo rendimiento intelectual y académico), y en las relaciones interpersonales (dificultades en la modulación afectiva, reacciones desproporcionadas ante dudosos indicadores de rechazo, dependencia excesiva).

A los  efectos a corto plazo más visibles (el incremento de la agresividad, aumento de conductas antisociales, desobediencia y hostilidad, crece el miedo y la inhibición, desciende su autoestima, desarrollan ansiedad, depresión y sentimientos de culpa y vergüenza, problemas escolares y del desarrollo, así como dificultades en las relaciones con los iguales) se unen efectos a largo plazo duraderos en el tiempo. A largo plazo es más probable que aumenten sus relaciones y conductas de tipo agresivo, justificando cada vez más este tipo de comportamientos y normalizando un estilo relacional y de afrontamiento violento. Por otro lado la inestabilidad emocional es mayor y su autoestima cada vez se reduce más.

 

El informe  “LAS VÍCTIMAS INVISIBLES DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO” de la Delegación del Gobierno sobre violencia de género (2015) arroja unos datos escalofriantes.

El 99,4% de los menores presentan alguna alteración psicológica al menos leve y el 80,6% presentan al menos una alteración psicológica moderada o grave. El 43,8% presentan 1 o 2 alteraciones moderadas o graves y el 36,8% tres o más de las ocho alteraciones psicológicas evaluadas.

Las alteraciones con intensidad moderada o grave que presentan son: 45,6% Problemas de Ansiedad/Depresión; 42,5% Problemas de Conducta; 35,6% Retraimiento/Depresión; 24,4% Somatizaciones; 23,1% Problemas de Adaptación, 20% Problemas Sociales; 19,4% Otros Problemas y 4,4% Problemas de Pensamiento.

Puede consultar el estudio en el siguiente enlace

http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/violenciaEnCifras/estudios/investigaciones/2015/pdf/Las_victimas_invisibles_de_la_violencia_de_genero.pdf

Los últimos estudios transversales indican que entre el 30 y el 50% de los niños con padres agresores mantienen síntomas clínicamente significativos a lo largo de su vida adulta.

Existen muchas razones para luchar contra la violencia de género. Para nosotros, es muy importante que se traiga a la luz pública una de la que casi nunca se habla.  Son las víctimas INVISIBLES

Los niños son los más indefensos ante la violencia de género, y los que mayores consecuencias padecen, y durante más tiempo.