Una nueva investigación ha encontrado un vínculo entre el abandono emocional infantil y el insomnio. Los hallazgos aparecen en la revista Frontiers in Psychiatry.

Investigaciones anteriores han encontrado un fuerte vínculo entre el maltrato infantil y la depresión. Es importante destacar que la alteración del sueño puede ser un mecanismo crítico a través del cual las personas expuestas al maltrato son vulnerables a los episodios depresivos recurrentes. De hecho, las quejas del sueño se encuentran entre los síntomas residuales más comunes de la depresión, explicaron los autores del estudio.

Los investigadores encuestaron a 102 adultos jóvenes con antecedentes de depresión clínica o subclínica con respecto a traumas infantiles, factores estresantes recientes y síntomas de ansiedad. Los participantes también completaron una medida diaria de síntomas depresivos y mantuvieron un diario de sueño durante 2 semanas.

Descubrieron que los adultos jóvenes que experimentaron más negligencia emocional infantil informaron sobre más dificultades para quedarse dormidos, incluso después de controlar factores como los síntomas depresivos diarios, el estrés reciente, la ansiedad, otras formas de maltrato infantil y varios factores demográficos.

En otras palabras, los participantes que no se sentían amados o atendidos por su familia cuando eran niños tendían a informar sobre niveles más altos de síntomas de insomnio.

“Por lo tanto, nuestros resultados destacan una relación distinta entre la negligencia emocional durante la infancia y las dificultades para iniciar y / o mantener el sueño como adultos jóvenes, lo cual es importante dado que la negligencia emocional es una de las formas más frecuentes de maltrato”, dijeron los investigadores.

El abandono emocional puede contribuir a los síntomas de insomnio al privar a las personas de la sensación de seguridad, lo que lleva a una mayor excitación psicofisiológica, explicaron.

La negligencia emocional, sin embargo, no predijo la duración del sueño. Pero esto podría deberse al hecho de que los investigadores confiaron en los participantes para realizar un seguimiento de cuándo se acostaban y se despertaban por la mañana, en lugar de usar medidas más objetivas de sueño como un actígrafo que se lleva puesto en la muñeca y que monitorea la actividad física.

“Nuestra medida capturó el tiempo en la cama, que puede no ser la representación más precisa del tiempo que pasamos dormido”, escribió.

El estudio, “Trauma infantil y sueño entre adultos jóvenes con antecedentes de depresión: un estudio diario diario“, fue escrito por Jessica L. Hamilton, Ryan C. Brindle, Lauren B. Alloy y Richard T. Liu.

Muy interesante para todos los interesados en buscar una causa al insomnio.

Texto original