Resumen de la Ponencia de Manuel Hernández en las I Jornadas de Parentalidad y Educación en los Trastornos de Apego. Biología del Apego

por | Abr 24, 2017 | Actividades, I Jornadas, Noticias |

MANUEL HERNÁNDEZ, nos habló de la Biología del Apego. El apego inseguro como fuente de la patología.

En nuestra primera infancia, como a lo largo de toda la vida, nos construimos por relaciones. Buscamos nuestra figura referencial, demandando de ella regulación emocional y seguridad. En ese momento inicial en el que nuestro cerebro es especialmente plástico y carecemos de herramientas propias, una inadecuada atención de esa demanda trastornará nuestro modelo de apego, y, en casos graves, lo desordenará haciéndonos transitar permanentemente entre la ansiedad y la evitación extrema, atrapados en una tormenta emocional que nos invita, de una parte, a apegarnos, pero rechaza, de otra la creación del vínculo por el peligro que supone.

Las experiencias traumáticas en la primera infancia causan disfunciones neurológicas importantes que dificultan el desarrollo
del individuo. Nuestro cerebro crecerá además adoleciendo de un cuerpo calloso subdesarrollado que hará el trauma del todo incurable sin ayuda. En estos casos, la terapia conductual resulta insuficiente, pues supone dejar sin atender la raíz traumática del trastorno desconsiderando a la vez el daño físico ocasionado. Por si fuera poco, el diagnóstico se verá frecuentemente enturbiado por problemas anexos de memoria, derivados del menor tamaño del hipocampo.

Un fuerte  control absoluto de la amígdala frente un córtex prefrontal relegado, junto a la insensibilidad emocional que causa una ínsula dañada son un punto de partida difícil para el niño. Pero, no imposible.

Algunas frases interesantes, que nos dejaron mucho que pensar, fueron

 

Todo lo que pensamos del futuro lo hacemos en función de lo que hemos aprendido

 “A nivel neurobiológico el primer año la madre y el niño son uno

 “Activar el hemisferio derecho a través de la conexión con la madre es fundamental para el equilibro entre el sistema simpático y parasimpático del bebe

“El cuerpo guarda memoria de los traumas”

“Los niños que padecen trastorno de apego carecen de memoria integrativa”

“La relación con el padre y la madre es vital en el primer año.”

 

La conclusión es sencilla. No es culpa de los chicos, ni es culpa de nosotros. Tan sólo son chicos que funcionan de un modo diferente, y necesitan relacionarse con los demás de modo diferente.

 

El EMDR o técnicas como el hipno-análisis, el retro-feedback o las terapias somáticas pueden ayudar a viajar al miedo a nuestros hijos, atravesarlo y salir a la luz por una puerta distinta.

Nos cabe, pues, como padres, acompañarlos en esta travesía por su infierno (¡ojo!, previa visita a nuestro propio averno), como dice Manuel Hernández, cual Virgilio a Dante y hasta el paraíso.

 

 

Enlace al video de youtube: https://youtu.be/2dd3n49gpPw

Enlace al Texto de la ponencia: https://drive.google.com/open?id=0BwKxSJcR8uYRcjNJdXBPcnF6ZU0