Ikesako, H. and K. Miyamoto (2015), “Fostering social and emotional skills through families, schools and communities:
Summary of international evidence and implication for Japan’s educational practices and research”, OECD Educational Papers.

 

Resumen:

Las habilidades sociales y emocionales, como la perseverancia, la sociabilidad y la autoestima, ayudan a las personas a enfrentar los desafíos del siglo XXI y se benefician de las oportunidades que brinda. Los responsables de la formulación de políticas, los docentes y los padres pueden ayudar a fomentar estas habilidades mejorando los entornos de aprendizaje en los que se desarrollan. Este documento revisa la evidencia internacional, incluidos los de Japón, para comprender mejor los contextos de aprendizaje que pueden ser conducentes al desarrollo social y emocional de los niños. Arroja luz sobre las características que subyacen a los programas de aprendizaje exitosos, incluidos los estudios de intervención. La evidencia revisada sugiere que hay roles importantes que las familias, las escuelas y las comunidades desempeñan en la mejora de las habilidades sociales y emocionales de los niños, y que se debe garantizar la coherencia en múltiples contextos de aprendizaje. Si bien la mayoría de la evidencia proviene de los Estados Unidos y el Reino Unido, el documento sugiere que se podrían realizar mayores esfuerzos en Japón para recolectar y explotar mejor los microdatos en una variedad de habilidades sociales y emocionales, así como para evaluar la efectividad de intervenciones diseñadas para aumentar las habilidades sociales y emocionales.

Summary:

Social and emotional skills, such as perseverance, sociability and self-esteem, help individuals face the challenges of the 21st century and benefit from the opportunities it brings. Policy makers, teachers and parents can help foster these skills by improving the learning environments in which they develop. This paper reviews international evidence, including those from Japan, to better understand the learning contexts that can be conducive to children’s social and emotional development. It sheds light on features that underlie successful learning programmes including intervention studies. Reviewed evidence suggests that there are important roles for families, schools and communities to play in enhancing children’s social and emotional skills, and that coherence across multiple learning contexts needs be ensured. While most of the evidence comes from the United States and the United Kingdom, the paper suggests that further efforts could be made in Japan in collecting and better exploiting micro-data on a range of social and emotional skills, as well as in evaluating effectiveness of interventions designed to raise social and emotional skills.

 

 

Resumen de la evidencia empírica:

Este documento ha identificado varias características de contextos de aprendizaje que pueden conducir a mejorar las capacidades de los niños para alcanzar objetivos (por ejemplo, perseverancia, motivación, autorregulación y  autoeficacia), trabajar con otros (por ejemplo, habilidades sociales, cooperación, confianza y empatía) y manejar las emociones
(por ejemplo, autoestima, confianza en uno mismo, bajo riesgo de internalizar y externalizar comportamientos problemáticos). Los cuadros 4.1A y 4.1B presentan un resumen de la evidencia empírica discutida en este documento.

Las familias pueden fomentar el desarrollo social y emocional de los niños a través de las interacciones padres-hijos. 

Varios estudios señalan los beneficios de los vínculos intensivos entre padres e hijos en las redes sociales de los niños y su desarrollo emocional. Algunos de los programas exitosos involucran actividades familiares regulares tales como leer libros, compartir comidas, jugar juntos y acompañar las visitas al museo. Estas prácticas pueden proporcionar a los niños una sensación de un entorno cálido y seguro, así como oportunidades de estrecha colaboración interactuar y comunicarse con adultos. Algunos estudios también sugieren que las situaciones socioeconómicas de los padres y las condiciones emocionales pueden afectar su capacidad para proporcionar un entorno socio-emocionalmente enriquecedor. Los programas exitosos para la primera infancia tienden a ofrecer sesiones de capacitación para padres para mejorar las habilidades de crianza. Muchos programas escolares exitosos también involucran a los padres y les brindan oportunidades para aprender a crear un contexto de aprendizaje coherente entre la escuela y el hogar. Los hallazgos de la investigación en Japón son consistente con los de  evidencia internacional.

Las escuelas pueden emplear una variedad de actividades curriculares y extracurriculares para estimular a los niños y
el desarrollo social y emocional del adolescente.

Los programas de aprendizaje social y emocional basados ​​en la escuela de calidad pueden ayudar a los niños a adquirir capacidad para alcanzar metas, trabajar con otros y manejar emociones. Estos programas tienden a usar (a) un conjunto de lecciones específicamente diseñadas para mejorar las habilidades sociales y emocionales, incluidas aquellas que emplear escenarios y juegos de roles, o (b) estrategias de enseñanza diseñadas para mejorar los habilidades emocionales a través de asignaturas curriculares académicas existentes, tales como la introducción de resolución de problemas El último enfoque puede ser particularmente relevante para las escuelas japonesas donde tiempo y recursos para desarrollar e implementar el currículo de aprendizaje social y emocional puede ser difícil. Los programas exitosos de aprendizaje social y emocional tienden a ser altamente interactivos, proactivos, reflexivo, práctico, intencional y experiencial. Las escuelas también pueden movilizar útilmente las actividades extracurriculares, así como la experiencia práctica en participar en la sociedad (por ejemplo, el voluntariado) y el mercado laboral (por ejemplo, aprendizaje). Además, pueden ayudar a mejorar las habilidades sociales y emocionales de los estudiantes mediante la mejora del clima de la escuela y el aula y efectivamente empleando enfoques de apoyo entre pares.

 

La comunidad puede complementar los esfuerzos realizados por las familias y las escuelas brindando oportunidades para los niños para aprender habilidades sociales y emocionales a través de experiencias prácticas.

Uno de los objetivos importantes de la educación es desarrollar la capacidad, las actitudes y los valores de los niños en orden para ayudarlos a convertirse en ciudadanos responsables y activos. Quizás el mejor lugar para aprender tales habilidades es la comunidad en sí misma, donde varios entornos de la vida real proporcionan un campo de aprendizaje motivador para que los niños adquieran habilidades sociales y emocionales. Algunos programas de voluntariado y al aire libre, cuando están bien diseñados, se ha demostrado que mejoran efectivamente las habilidades sociales y emocionales de los niños. Las prácticas exitosas tienden a (a) enfatizar las interacciones intensivas entre mentores y niños para desencadenar el sentido de mutualidad, confianza, cuidado y empatía, (b) emplean el aprendizaje experiencial para alentar a los niños a enfrentar mejor con problemas de la vida real y (c) estimulan el sentido de responsabilidad de los niños. Los hallazgos de Japón también son consistente con los de la evidencia internacional.

 

Muchos programas exitosos dirigidos a las habilidades sociales y emocionales de los niños enfatizan la importancia de
coherencia en los contextos de aprendizaje.

No es sorprendente encontrar una serie de programas exitosos diseñados para elevar el nivel social y las habilidades emocionales involucran la mejora de múltiples contextos de aprendizaje, incluyendo la familia, la escuela y comunidad (por ejemplo, padres que reciben instrucciones para mejorar las actividades en el hogar, recursos comunitarios movilizado como parte de los programas escolares). Estos programas pueden proporcionar no solo oportunidades para los niños a experimentar un aprendizaje mejorado, pero también para adultos (por ejemplo, padres, maestros y mentores) para recibir entrenamiento apropiado. Un enfoque tan holístico para el desarrollo social y emocional puede ayudar a garantizar que (a) los objetivos del programa se comparten entre todas las partes interesadas, (b) los enfoques de aprendizaje social y emocional son coherente en todos los contextos y (c) el conocimiento y las habilidades de todos los cuidadadores se incrementa.

 

El aprendizaje social y emocional puede no solo ser útil para niños desfavorecidos sino también entre otros grupos de población.

Varios programas de intervención exitosos han sido diseñados para mejorar las habilidades sociales y emocionales entre la población desfavorecida, incluidos los de bajos ingresos, de bajo nivel de educación y solteros. Sin embargo, también hay evidencia que muestra que el aprendizaje social y emocional puede ser beneficioso para otros grupos de población. El aprendizaje social y emocional puede no solo ser útil para los niños pequeños sino también entre los adolescentes. Algunas habilidades sociales y emocionales son maleables desde la primera infancia hasta la adultez temprana. Varios programas de intervención han mejorado con éxito las habilidades sociales y emocionales y los resultados conductuales de los niños y adolescentes en edad escolar. Los programas exitosos tienden a ofrecer herramientas y contenidos apropiados para cada edad, ya que las necesidades individuales varían según los diferentes grupos de edad.

Accede al enlace al documento completo:

https://live.oecd-ilibrary.org/docserver/5js07529lwf0-en.pdf?expires=1522309007&id=id&accname=guest&checksum=5474FE6E2C55E62AF62A829BD2ADE68C