¿ESTÁN BASADAS EN LA EXPERIENCIA LAS INTERVENCIONES Y APOYOS A LA IMPLEMENTACIÓN DEL COMPORTAMIENTO POSITIVO EN LA ESCUELA?

Un enfoque importante para las políticas actuales y los esfuerzos de cambio de sistemas en la educación y la salud mental es la medida en que los estados invierten en prácticas y procedimientos respaldados por la evidencia rigurosa de la investigación. Las prácticas basadas en la evidencia se han demostrado en estudios de investigación formales relacionados con los valiosos resultados para los niños y sus familias.

Una pregunta razonable es si las Intervenciones y Apoyos de Comportamiento Positivo en la Escuela (PBIS, por sus siglas en inglés) es una práctica basada en la evidencia. El propósito de este documento es presentar la evidencia actual que evalúa SWPBIS y las consideraciones que pueden ser relevantes para los responsables educativos estatales, de distrito y nacionales.

Cualquier afirmación de que una práctica o procedimiento está “basado en la evidencia” debe enmarcarse en el contexto de (a) una descripción explícita del procedimiento / práctica, (b) una definición clara de las configuraciones y las personas que usan el procedimiento / práctica, (c) una identificación de la población de individuos que se espera que se beneficien, y (d) los resultados específicos esperados. Dado este contexto, la investigación que involucra la práctica/ procedimiento puede ser revisada, y las diferentes agencias y organizaciones (cf Asociación Estadounidense de Psicología, What Works Clearinghouse, SAMSA, Instituto de Ciencias de la Educación) han propuesto una serie de criterios sobre cómo esta literatura puede ser examinada para determinar el nivel de rigor experimental y la confianza con la que se puede reclamar cualquier afirmación sobre los efectos “basados ​​en la evidencia”. Un resumen de las sugerencias para definir las prácticas basadas en la evidencia de los métodos de investigación Cuantitativos (Gersten et al., 2005), Correlacionales (Thompson et al., 2005) y Específicos (Horner et al., 2005)  fue revisado al incluir la bibliografía educativa, en especial, en la sección de Niños Excepcionales (Odom et al., 2005).

Proporcionamos aquí (a) las citas que definen el contenido del contexto para SWPBS, (b) el estado actual de la evidencia para cada uno de los tres niveles del enfoque SWPBS (Prevención primaria, Prevención secundaria, Prevención terciaria), y (c) un resumen de las direcciones actuales y futuras.

Especialmente interesante para profesionales de la educación y personas interesadas en el tema; pero sobre todo, para autoridades educativas.

 Texto completo original