¿Quieres que las cosas cambien con tus hijos, con tus alumnos,  con tus amigos que padecen trastorno del apego…?

Pues empieza tu. Usa la Empatía. 

EMPATÍZATE