Asociaciones intergeneracionales de experiencias adversas en la infancia de padres y resultados de salud infantil
Intergenerational Associations of Parent Adverse Childhood Experiences and Child Health Outcomes
 
 Félice Lê-Scherban, PhD, Xi Wang, MS, Kathryn H. Boyle-Steed, BA, Lee M. Pachter, DO
 
LO QUE SE SABE SOBRE ESTE TEMA: Las experiencias adversas en la infancia (ACEs) son un predictor robusto de futura mortalidad, morbilidad y problemas de salud física y mental . Los investigadores aún están comenzando a examinar los efectos de la exposición a ACE de los padres en la salud de sus hijos.
 
LO QUE ESTE ESTUDIO AGREGA: Los hijos de padres que han sufrido experiencias adversas en la infancia (ACEs)  tienen mayores probabilidades estadísticamente significativas  de peores estados de salud, diagnóstico de asma, y otros. La adversidad temprana en la infancia puede tener efectos de salud duraderos que abarcan generaciones de padres a hijos.
 
RESUMEN DEL ESTUDIO:
 
 
Un nuevo estudio, publicado en Pediatrics, ha descubierto que por cada tipo de “adversidad temprana en la infancia” (ACE) que atravesaba un padre, sus hijos tenían un 19% más de probabilidades de tener una peor salud y un 17% más de probabilidades de tener asma. 
 
Las ACE son traumas o estresores graves que ocurren en los primeros años de un niño, incluidos el abuso físico, abuso sexual, abuso emocional, negligencia física y violencia doméstica, entre otros. Una definición ampliada también incluye presenciar violencia, enfrentar discriminación racial o étnica y vivir en un vecindario inseguro.
 
Félice Lê-Scherban, investigadora principal del estudio y profesora asistente en la Escuela de Salud Pública Dornsife de Drexel, dijo que probablemente estamos subestimando los efectos del trauma al observar solo cómo afecta a la persona que lo experimenta directamente. “Mirar intergeneracionalmente nos da una imagen más completa de los procesos a largo plazo que podrían afectar la salud de los niños”, dijo.
 
El estudio utilizó encuestas realizadas por 350 padres de Filadelfia que respondieron preguntas sobre sus propios “ACEs”, así como preguntas sobre la salud de sus hijos, conductas de salud, como comer frutas y verduras y obtener ejercicio y acceso a la atención médica. Los encuestados eran abrumadoramente mujeres (80%) y 45% eran afroamericanos. Los resultados se llevaron a cabo cuando los autores controlaron los ingresos y la educación. (La encuesta fue parte de dos encuestas más grandes: la Encuesta de Salud del Hogar de Southeastern Pennsylvania y la encuesta de Philadelphia ACE.)
 
Los datos revelaron una historia impactante de abuso y negligencia: en general, el 85% de los padres en la encuesta había experimentado al menos un ACE (con la definición ampliada), y el 18% había experimentado más de seis. Los pares de padres e hijos eran todos de Filadelfia, donde un cuarto de los residentes viven en la pobreza.
Específicamente, de los padres encuestados:
– Casi el 42% dijo que había sido testigo de violencia, como ver a alguien disparado, apuñalado o golpeado, como un niño
– El 38% dijo que vivía con un bebedor problemático o alguien que usó drogas durante su juventud
– Alrededor del 37% dijo que habían sido abusados ​​físicamente cuando eran niños
 
Lê-Scherban dice que el estudio -que no muestra la causalidad, solo la asociación- muestra cuán fuerte podría ser el vínculo entre el trauma y los resultados de salud negativos a largo plazo. Cuantas más ACEs haya sufrido un padre de niño, mayor será la probabilidad de que sus propios hijos tengan un peor estado de salud. Particularmente preocupante, dijo en una entrevista, fue el hecho de que tener asma y mala salud siendo un niño son un fuerte predictor de tenerlos en la edad adulta, lo que a su vez predice mayores tasas de mortalidad.
 
 
Los autores desconocen el mecanismo por el cual se transmite el trauma, es decir, si es principalmente ambiental, genético o epigenético (que involucra cambios genéticos causados ​​por factores ambientales, como el tabaquismo, la dieta o el estrés). Por ejemplo, muchos padres que sufrieron ACEs tienen enfermedades mentales como adultos, lo que se ha demostrado que afecta la crianza de los hijos. Las ACE también alteran el funcionamiento neuronal y aumentan la inflamación, lo que podría afectar la forma en que los genes se expresan. (Un estudio encontró que el trauma experimentado por los sobrevivientes del Holocausto causó cambios genéticos, que podrían transmitirse a sus hijos).
 
El estudio no midió los factores que podrían amortiguar ACE: familias fuertes y comunidades unidas, que pueden desarrollar resiliencia contra el trauma. La muestra fue pequeña y sesgada. Pero la asociación merece más investigación: cuanto mejor comprendamos los efectos del trauma, mayores posibilidades tendremos de intervenir para ayudar a mitigar el daño.
 
Lê-Scherban sugiere que este cambio ya está en marcha. “Existe este movimiento en la atención médica y en los servicios sociales hacia la atención informada por el trauma, que es realmente importante”, dijo.
 
La investigación muestra que cuando los niños están expuestos a niveles moderados o altos de estrés, la biología de sus cerebros cambia. Son menos capaces de realizar tareas intelectuales complejas y regular sus emociones, y su memoria de trabajo se ve afectada. Paul Tough, autor de Helping Children Succeed: What Works and Why, explica: “Las investigaciones han demostrado que cuando los padres se comportan con dureza o de manera impredecible, especialmente en momentos en que sus hijos están molestos, es menos probable que los niños desarrollen la capacidad de manejarlos. emociones fuertes y más probabilidades de responder ineficazmente a situaciones estresantes “.
 
Por eso, los programas que entrenan a los padres que han sufrido ACE y alientan a los padres a formar conexiones sensibles con sus hijos son cruciales. Smita Malhotra, una doctora que padece ansiedad debilitante, escribe en el Washington Post: “Así como el estrés tóxico crónico puede recablecer el cerebro de un niño, la exposición a intervenciones que promueven la resiliencia (incluida la terapia centrada en el trauma, una nutrición adecuada, yoga y mindfulness) puede ayudar al cerebro a formar nuevas conexiones, un fenómeno llamado neuroplasticidad. Con las herramientas adecuadas, los niños pueden prosperar a pesar de haber experimentado un trauma “.
 
Los autores del estudio también señalan que, si bien la mayoría de los pediatras entienden el vínculo entre la adversidad infantil y la salud deficiente en el futuro, pocos tienden a preguntar a los padres sobre su propia historia de trauma. “Esto puede representar una oportunidad perdida”, sugieren los investigadores. 
Al adoptar un enfoque intergeneracional del trauma, los médicos pueden estar en condiciones de mejorar la salud de ambos padres y sus hijos.
 
Accede aqui al texto completo del estudio: