Nuestro agradecimiento al Diario Hoy, y a Ana Hernández, por hacerse eco de nuestro punto de vista en relación a los servicios de post adopción y las necesidades de las personas adoptadas y las familias adoptantes, y la necesidad de su reflejo en el futuro Decreto de Adopción de Extremadura.

Algunas de las citas son las siguientes:

El peso del pasado

«Es tristemente frecuente que en más ocasiones de las que se reconoce, los adoptados presentan problemas de salud o adaptación que no habían sido inicialmente advertidos, y para los que las familias adoptantes no estaban formadas ni preparadas», señala la Asociación Petales en las alegaciones presentadas.

Por eso, al igual que Afadex, reclama más formación para las familias previa a la adopción y que ésta continúe también durante la postadopción, más información respecto a los «antecedentes personales, familiares y de salud del menor», y más formación por parte de los profesiones sanitarios y docentes para atender a estos niños. Tal como ha explicado en más de una ocasión Juan Antonio Pavón, directivo de Afadex, «no se puede olvidar el pasado que tienen estos menores, que hace que en la mayoría de los casos tanto su proceso de aprendizaje como su desarrollo madurativo sean diferentes».

Por eso, tal como Petales deja claro en sus alegaciones, la ayuda tras la adopción debe concretarse en «asesoramiento, apoyo, orientación especializada, atención sanitaria, psicológica o social a los menores adoptados o a sus familias para hacer efectiva la corrección de cualquier desigualdad debido a su historia vital y de salud previa a la adopción».

Las familias adoptantes insisten en que no tienen la suficiente ayuda para soportar tratamientos, terapias y apoyos para atender a la salud (mental u otra) de estos menores y, por eso, reclaman que la atención llegue cuando la pidan.

 

Puedes ver la noticia completa en este enlace:

http://www.hoy.es/extremadura/extremadura-prohibe-adopcion-20180603003827-ntvo.html