DESARROLLO DE UN ENFOQUE PREVENTIVO

Introducción a los ejemplos de práctica de estudio de casos

Este ejemplo de práctica está dirigido al personal de los colegios y a los responsables de políticas que desean comprender cómo las escuelas y las universidades pueden desarrollar un enfoque preventivo para promover una buena salud mental. Es parte de una serie de cinco ejemplos de práctica centrados en la provisión de salud mental en estos entornos. Los otros cuatro ejemplos de práctica son:

  • Desarrollar un enfoque organizacional completo.
  • Identificación y evaluación de necesidades.
  • Trabajar en la sociedad.
  • Involucrar a padres y familias.

Este ejemplo de práctica proporciona una breve descripción de cómo las escuelas de estudio de casos mejoraron la conciencia y la comprensión sobre la salud mental entre niños y jóvenes, y las actividades que se incluyeron en un enfoque preventivo para la salud mental. Se discuten los facilitadores y los desafíos encontrados al desarrollar un enfoque preventivo, junto con los beneficios y los recursos necesarios para crearlo. Finalmente, se brindan algunos consejos importantes sobre cómo desarrollar un enfoque preventivo, aprovechando las experiencias del personal de las escuelas de estudio de casos y universidades.

NOTA DE PETALES: Con el fin de que los profesionales de la Educación que accedan a este documento tengan la oportunidad de llevar a cabo cualquiera de las acciones que se exponen, se traducen los pasos y actividades seguidas por este estudio de casos, adjuntando el original en inglés para acudir al texto íntegro:  Mejorando la conciencia y la comprensión de los estudiantes

Los colegios y universidades tienen como objetivo mejorar la conciencia y la comprensión de los estudiantes, proporcionándoles información y asesoramiento sobre salud mental, de forma tal que aborden el estigma y eliminen los tabúes mediante:

  • La entrega de información a través de: visualizaciones (en papel / electrónicas); folletos; diarios de estudiantes; boletines informativos; charlas de oradores visitantes; videos; jornadas diarias/semanales de concienciación; recursos de biblioteca incluyendo libros de auto-ayuda y sitios web o plataformas virtuales de aprendizaje.
  • Lecciones de PSHE (siglas en inglés de Educación Personal, Social y Sanitaria) en forma de asambleas que incluyen sesiones estructuradas, por ejemplo, sobre resiliencia, autoestima o manejo del estrés, abordando cuestiones relevantes para grupos determinados. Algunas lecciones o asambleas fueron impartidas por personal de apoyo estudiantil de la escuela, y presentaron material de organizaciones benéficas de salud mental (por ejemplo, MIND).
  • Mensajes entre iguales: por ejemplo, alumnos de secundaria fueron formados en salud física, emocional y mental; ayudaron a organizar eventos como la semana de mindfulness; también, escribieron un boletín quincenal para estudiantes y padres sobre salud mental y bienestar.

Apoyo preventivo

Las escuelas implementaron enfoques organizativos y específicos para el apoyo preventivo. Como subrayó un miembro del personal: “Tenemos que reforzar la idea de que la salud mental no es solo una enfermedad mental, se trata de tener un estado mental saludable”. De acuerdo con esto, su objetivo era promover el bienestar y evitar problemas de salud mental, proporcionando a los estudiantes habilidades que les permitieran autorregularse, articular sus sentimientos y enfrentar mejor los desafíos. Las actividades utilizadas para promover tales habilidades incluyen:

  • Actividades extracurriculares y sistemas de tutor / hogar, diseñados para construir relaciones profesorado-estudiantes y relaciones entre iguales, así como trabajar la confianza, comunicación, trabajo en equipo y otras habilidades;
  • Premiar el esfuerzo,
  • Actividad física;
  • Espacios dedicados para promover la relajación;
  • Sesiones de alfabetización emocional, resolución de problemas o mindfulness (atención plena);
  • Programas de autoestima y resiliencia;
  • Cajas de preocupaciones (principalmente escuelas primarias) o  centros de apoyo estudiantil en escuelas secundarias y universidades;
  • Aplicaciones recomendadas (apps telefónicas);
  • Asesoramiento on line;
  • Programas de apoyo para niños vulnerables, incluidas sesiones grupales y tutorías de amigos o compañeros.

Facilitadores

Un facilitador clave para implementar un enfoque preventivo fue conseguir, por ejemplo, al director o al vicepresidente para impulsar la agenda. Esto generó la creación de un ambiente abierto y de aceptación en el cual tanto el personal como los estudiantes se sintieron capaces de discutir sus preocupaciones y problemas, y de obtener recursos para una variedad de servicios.

 Beneficios

El personal de los centros consideró que el principal beneficio sería mejorar la alfabetización emocional y el bienestar de los niños y los jóvenes. Se esperaba que la estrategia preventiva redujera las posibilidades de que niños y jóvenes llegaran a un punto crítico y necesitaran un apoyo más específico.

Desafíos.

Los desafíos identificados en el estudio del caso incluían:  

  • Los estudiantes, en particular en las escuelas secundarias, tenían que administrar su tiempo en el contexto de la consecución de resultados académicos.
  • Hacer frente al creciente número de personas que presentan necesidades complejas en torno a la salud mental.
  • Priorizar la inversión en prevención en lugar de otras actividades, sin evidencia sólida que respalde el uso de recursos o disposiciones concretos.

 Recursos

La provisión de recursos fue un desafío clave, incluso para la capacitación del personal y el desarrollo de capacidades, la provisión de sesiones extracurriculares o viajes dirigidos al desarrollo del carácter. Las escuelas y colegios de estudio de casos trataron de abordar las limitaciones presupuestarias y los problemas de sostenibilidad de varias maneras, incluyendo:

  • Acceder a capacidades y fondos adicionales a través de esquemas piloto
  • Capacitar al personal clave no solo para apoyar a los estudiantes, sino para entrenar a sus colegas
  • Adquisición de recursos gratuitos o de bajo coste
  • Acceder a organizadores y profesionales como oradores externos
  • Solicitar a fundaciones, fideicomisos o empresas fondos, materiales u oportunidades de desarrollo de habilidades para los estudiantes.

 Aprendizaje clave

  • Hubo algunas áreas útiles de aprendizaje clave y consejos proporcionados por las escuelas y universidades del estudio de caso, que incluyen:
  • Los enfoques preventivos podrían desarrollarse aún mejor mediante la colaboración con otras escuelas y organizaciones de salud mental.
  • Las actividades de promoción, sensibilización y creación de carácter deben integrarse en el plan de estudios y dentro de la jornada escolar, así como a través de actividades “puntuales”.
  • La información y el asesoramiento sobre la salud mental se deben compartir con el fin de ayudar a normalizar y abordar el estigma asociado con el hecho de hablar sobre salud mental.
  • Generar un banco de recursos, ‘listo para utilizar’ por parte de todo el profesorado.
  • Cualquier material promocional debe enfocarse en “estar bien” o “bienestar”, en lugar de enfocarse en la salud mental.
  • El espacio existente se puede usar de manera creativa (por ejemplo, equipar una biblioteca escolar o un centro de apoyo estudiantil con una zona de relajación o de descanso).

 Accede al texto completo en este enlace:

https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/634734/Practice_example-Developing_a_preventative_approach.pdf