La autoestima está muy relacionada con el ambiente de relación social y de amistades del adoptado. Los adoptados que sufren bullying suelen tener dificultades en las habilidades sociales y en sus guiones de relación.

1. La salud emocional de las personas adoptadas es tan importante como la salud física. Escuchar recuerdos, fantasías y emociones sobre el presente o el pasado puede calmar a los menores y a las familias adoptantes.

2.La intervención con las familias adoptantes, sin los menores, puede ser una técnica eficaz y preventiva.

3.El buen trato de las familias adoptantes es reparador del desarrollo cerebral y mejora la salud y los vínculos afectivos de los adoptados.

4.Los problemas relacionados con somatizaciones, miedos excesivos y síntomas ansiosos, son el semáforo amarillo de que un menor comienza a desajustar su vida y salud. La ayuda especializada puede ser preventiva.

5.Los niños, niñas y preadolescentes distantes, fríos y poco comunicativos han sufrido mayor daño emocional.

6.Algunos comportamientos muy desestructurados, escindidos o disruptivos necesitan ayuda especializada.

7.Recomiende la búsqueda de orígenes solo cuando los adoptados y las familias adoptantes estén verdaderamente preparados. En muchas ocasiones necesitan ayuda de personas técnicas en adopción.

8.Los adoptados en residencias para menores o en internados suelen tener mayor conflicto familiar, escolar, social y mayor trauma previo a la adopción.

9.El trauma preadoptivo suele relacionarse con la vida en orfanatos de baja calidad, con las familias biológicas o con la negligencia y fuerte abandono sufridos.

10.Esté atento al bullying en los adoptados, es mayor que en personas no adoptadas. Recomiende el entrenamiento en habilidades sociales por parte de personal especializado.

Puede acceder al texto completo del documento original en este enlace:

http://www.aepap.org/sites/default/files/045-052_pautas_para_la_atencion_en_pediatria_y_en_psicologia.pdf