“El Cuaderno Especial” – La gratitud terapéutica- por Jose Ignacio Diaz Carvajal.

por | Feb 4, 2018 | Actividades, construyendo mentes, Noticias |

La gratitud es una actitud de reconocimiento de lo que recibimos y vivimos, que a su vez genera unas emociones positivas tanto en nosotros mismos, como en la persona que la pueda recibir.

Por un lado la gratitud sin condiciones, es decir sin estar matizando su alcance, nos ayuda a generar empatía, a ver las cosas con más optimismo, y darle significado a cosas pequeñas que pueden pasar desapercibidas. Por otro lado es una práctica que aumenta el nivel de autoestima y de felicidad (Estudios de diferentes universidades, demuestran los beneficios emocionales e interpersonales de la gratitud)

Muchas veces las cosas maravillosas de la vida nos pasan desapercibidas, por que las tenemos como dadas por hecho, y practicar la gratitud nos lleva a prestarles atención y mirarlas como si lo viviéramos por primera vez. (Nuestros amigos, nuestras cosas, nuestro trabajo….)

 

La gratitud nos permite lidiar mejor con todas las experiencias negativas diarias, el estrés, las dificultades.

Y no sólo es lo que sentimos por lo que nos lo genera, sino también, es lo que sentimos cuando la expresamos. Y de algún modo nos vacuna contra la negatividad. Incluso podemos utilizarla para contrarrestar momentos de negatividad. Y nos permite alcanzar mejor la sensación de estar realizándonos y que la vida propia tiene sentido.

En el caso de nuestros hijos e hijas, buscar agradecimientos concretos, a menudo nos puede ayudar a superar mejor nuestros rechazos, nuestros cabreos, nuestro malestar, nuestra falta de aceptación, y vivirlos como regalos que son. Se nos han dado y para siempre.

Comparto con vosotros un ejercicio de gratitud que hemos practicado en el Taller de mentalización “Construyendo Mentes” para familias adoptivas, realizado en Enero 2018, en Sevilla

El Cuaderno Especial 

Escribe en un cuaderno especial, tres cosas (o más), vivencias, personas, realidades, etc, por las que estás agradecida/o. Es importante que no te censures o limites con “peros” ni “aunques”…(estoy agradecido a mi hijo por tal…pero…) Tiene que ser un agradecimiento radical (estoy agradecido a la madre de mi hija por haberla tenido, o porque mi hijo recogió la mesa este viernes por primera vez en la semana). Puedes agradecer desde un gesto de alguien, algo confortable, una música, el sabor de una comida o cualquier cosa pequeña o grande de tu vida.

Practícalo durante al menos un mes, cada día, y registra si quieres su impacto (tu sueño, comidas, ejercicio físico, y la interacción con otros)(te sorprenderás) (Sobre todo si escribes muchos agradecimientos de tu hija o hijo…comprueba si hay cambios en la relación)

Ignacio Díaz Carvajal

ignaciodiazcarvajal@gmail.com