Concluido el Reto 1000k por el Apego.

por | Sep 10, 2018 | Actividades, Agradecimientos 2017, Noticias, RetoCamino | 0 Comentarios

Ya han llegado, Manuel Tenllado, Paco Contreras y Juan Andrés Camacho.

Con 1000 kilómetros a sus espaldas, una mañana nublada, han llegado a Secadero.

Allí les hemos recibido con emoción, agradecimiento y respeto.

Han cumplido su objetivo deportivo (cruzar España y Portugal en diagonal, desde Santiago de Compostela a Secadero). Han alcanzado también su objetivo solidario  (difundir los Trastornos de Apego y las dificultades que sufren las personas que los padecen). Incluso, han alcanzado el objetivo económico del reto, logrando recabar fondos para las actividades de la Asociación.

Pueden, desde luego, sentirse muy satisfechos (aunque conociéndolos, seguro que ya estarán pensando en nuevos desafíos y nuevas causas).

Realizadas ya todas la tareas, alcanzados ya todos los objetivos,  no puedo dejar de pararme a reflexionar sobre las evidentes analogías que hay entre su gesta y los Trastornos de Apego.

No ha sido fácil, comentan.

Cada día ha sido una aventura, no siempre gozosa. Sufrir los casi 45 º de calor de Extremadura, o la deshidratación continua, la falta de horas de sueño, el cansancio acumulado, las ampollas de Tenllado, que le han obligado a correr casi 200 km con los pies en carne viva, o la gastroenteritis de Juan Andrés …

Ello ha exigido de estos atletas toda su fuerza de voluntad para levantarse cada día y enfrentarse a lo que la jornada les pusiera por delante.

Eso mismo, pienso yo, ocurre con las personas que padecen los Trastornos de Apego.

Cada mañana, tienen que hacer acopio de fuerzas y esperanza para levantarse de la cama, y enfrentarse al hecho de que,  muy probablemente, hoy va a ser(de nuevo) un día desastroso en el que todo te va a salir mal por circunstancias fuera de tu control.  Puede que acabes discutiendo con tu madre, con tus compañeros de clase, o con alguien en la calle. Puede que no puedas controlarte y te metas en líos de los que no vas a saber salir.

Salir de la seguridad de su cuarto, les requiere más valor que practicar un deporte de riesgo. Cruzar el umbral de la puerta para ir al Colegio, al instituto o al trabajo, se convierte en una verdadera proeza, que han de repetir cada día, cada mañana, cada tarde… Y que nadie aprecia en lo que vale (sólo porque todo el mundo lo hace).

También les ocurre a sus familias, amigos, y personas que conviven con ellos.

Cada día el despertar (o el dormir) es una nueva aventura en las casas de estas familias.  Arriesgarse a despertarlos para que puedan realizar una vida más o menos normal puede desembocar en una lucha canaria, con llamada incluida a la Polícía y a la ambulancia. O no.

Cruzarse por el pasillo de la casa intentando adivinar por su gesto dónde este el tiovivo de sus emociones matutinas.  Intentar, con la paciencia del agua que horada la piedra, combinar el difícil equilibrio entre la empatía, el apoyo, y las necesidades del resto de la familia.  Desmontar nuestras expectivas, y permitirnos crear momentos memorables, olvidando lo inolvidable y perdonando lo imperdonable. Asi cada día …

¿No es acaso todo esto una heroicidad cotidiana ?

Pero, lo más difícil, comentaban Tenllado, Paco y Juan Andrés no fueron el cansancio, las dolencias o las enfermedades. Fueron los tramos en los que se encontraron prácticamente sólos, sin ayuda o apoyo. (No olvidemos que el recorrido se hizo, en su práctica totalidad, en “autosuficiencia” esto es, con lo que llevan en la mochila).

Aqui, de nuevo, se presenta un evidente paralelismo con los Trastornos de Apego.

Estas personas, estas familias, se encuentran muy a menudo, también solas. Con el estigma social que producen sus rarezas, sus conductas … Con el juicio crítico de cuantos les rodean, incluso desde la familia más cercana.  Sin apoyo en su educación, en su trabajo, en su salud …

Pero, como en el caso de Tenllado, Paco y Juan Andrés, al final, todo sale bien.

Gracias a los compañeros que les apoyaron y acompañaron, (entre otros, Fernando, Fran, Juan, Encarni, compañeros del Club de Atletismo Fuengirola), gracias a los socios de PETALES España que han ido apoyándolos a lo largo del camino, gracias a las miles de personas que han ido siguiendo y apoyando su reto en las redes sociales, gracias a los medios de comunicación que se han hecho eco del mismo. Gracias a las personas que ha apoyado su esfuerzo con sus donaciones solidarias.  Gracias al Ayuntamiento de Secadero.

Gracias a todos ellos han alcanzado su objetivo. Entre todos lo hemos hecho posible.

Otro tanto ocurre con los Trastornos de Apego.

Gracias a Manuel, Paco y Juan Andrés, cada vez somos más el equipo de apoyo de estas personas y sus familias. Nuestra “tribu” de apoyo es más amplia.

Por eso, entre todos, como Manuel, Paco y Juan Andrés, lo vamos a hacer posible. 

Gracias a todos. 

 

A continuación puedes ver algunas fotos y videos de su llegada a Secadero: