26 de marzo de 2019 

“Atención Temprana: Realidades, logros y propuestas para  dar respuesta a las necesidades de la Infancia”

 XXVI Reunión Interdisciplinar Sobre Poblaciones Con Alto Riesgo De Deficiencias, y X Reunión Interdisciplinar Sobre Discapacidades / Trastornos  Del  Desarrollo  y  Atención  Temprana

 Mesa Redonda Coordinada por la Dra. Concepción Gómez Esteban. Profesora Titular de la UCM y Presidenta de APREM.  Compuesta por: D. Agustín Matía Amor, presidente del GT de Atención Temprana del CERMI. Director Gerente de Down España. Dña. Ramona Pozuelo Verdasco. Vicepresidenta APREM. D. César García Mojón. Portavoz de la Plataforma por la Atención Temprana y los Derechos de la Infancia (PATDI). Dña. Mar Marín. Responsable Área Infancia en Grupo AMÁS y Dña. Úrsula Martínez Carmona, Vicepresidenta de PETALES España

Nuestro más sincero agradecimiento a la Dra. Pilar Gutiez Cuevas. Profesora titular de la UCM. Miembro de GENYSI y del comité Intenational Society on Early Chidhood Intevention, por su trabajo, esfuerzo e interés en que la población infantil  tenga la atención que merece y por invitarnos a participar en estas jornadas.

En la Reunión tuvimos la ocasión de  compartir datos y enfoques sobre la Adversidad temprana y el Trastorno de Apego y su traducción en comportamientos comunes observados en niños adoptados o acogidos, mayoría en nuestra asociación, aunque también se aprecian en hijos de familias biológicas que han sufrido este problema, síntomas de su enfermedad o  su discapacidad, en muchas ocasiones invisible. Producen alteración en el neurodesarrollo, pueden afectar a órganos  del cerebro, al sistema nervioso, alterándose  algunas capacidades,  la  de aprendizaje, de relación emocional, de concentración, de empatizar, de control de impulsos, de toma de decisiones…

Si estos síntomas no son  detectados y tratados a tiempo pueden derivar en problemas en la juventud y vida adulta con una alta probabilidad de aceleración de Trastornos de la personalidad, Trastornos graves de identidad, sentimiento de inferioridad y falta de ganas de vivir, estados depresivos, conductas auto-lesivas y tentativas de suicidio, problemas de toxicomanía y adicciones, alteración de los niveles de actividad (híper e hipo actividad), trastornos de la alimentación, enfermedades autoinmunes (Niels Peter Rygaard).  Zeanah  (2013) eleva del 2% de prevalencia el Trastorno de Apego en la población general, al 30% en niños que han estado institucionalizados o acogidos.

Según datos facilitados por la dirección General de la Familia y el Menor de la CAM,

En la Comunidad de Madrid, con una población aproximada de seis millones y medio de habitantes y unos sesenta mil nacimientos al año, durante la última década, el número de bebés entregados en adopción oscila en torno a los cuarenta casos al año. Fuera de estos casos de niños de corta edad, apenas se producen algunos casos al año en los que la medida inicial de protección sea la adopción. Adicionalmente, puede haber otros tantos casos anuales de niños de mayor edad, que acaban siendo adoptados por parte de su familia acogedora, tras años de acogimiento, cuando se extinguen los vínculos entre el menor acogido y la familia de origen.

Resumen de adopciones y acogimientos, del período 1992 – 2016: Adopciones nacionales 1.389, internacionales 9.591, menores en acogida 2.341.                       

TOTAL: 13.321 menores adoptados y acogidos en la  CAM, menos del 1% de la población de menores que convive con sus familias biológicas

Como no disponemos de cifras oficiales, facilitamos un dato,  tras consultar a un centro privado en la Comunidad de Madrid,  nos consta, que en este Centro terapéutico, para adolescentes y jóvenes con problemas socioemocionales y de conducta,  más del 25% de los jóvenes que pasan al año por este recurso son ADOPTADOS/AS.

En nuestra opinión, hay una falta de información y de formación generalizada.

Ni sanidad, ni SSociales,  ni educación, detectan y tratan el problema.  Recursos muy escasos, sin coordinación y que, cuando existen, no están a nuestro alcance. A nuestros hijos no se les considera ni vulnerables ni población de riesgo. En adopción y acogimiento se olvida que siempre ha habido abandono y/o  pérdida. Si afortunadamente entendemos que un bebé prematuro, como medida preventiva,  debe  tener un seguimiento en los Servicios de Atención Tempana, ¿por qué no a un bebe abandonado? ¿Para qué arriesgar en lugar de prevenir?

Creemos básico, necesario y urgente: Realizar un estudio de prevalencia para conocer la realidad de la adopción y acogimiento, Información generalizada de las consecuencias de la adversidad temprana, Formación específica a familias y a  profesionales de sanidad, educación, servicios sociales y justicia. La creación del protocolo de seguimiento en el programa de Atención Temprana a la población adoptada o acogida.

Es más productivo,  barato y mucho menos estigmatizador  actuar desde la prevención que asumir las consecuencias de la desatención.