El trauma emocional temprano cambia quiénes somos, pero podemos hacer algo al respecto.

Si alguna vez se ha preguntado por qué ha estado luchando demasiado durante demasiado tiempo con condiciones crónicas de salud emocional y física que simplemente no disminuirán, sintiendo que ha estado nadando contra una corriente invisible que nunca cesa, un nuevo campo de investigación científica puede ofrecer esperanza, respuestas e ideas curativas.

En 1995, los médicos Vincent Felitti y Robert Anda lanzaron un estudio que investigó las historias de 17.000 niños y adolescentes, comparando sus experiencias de la infancia con sus posteriores registros de salud de adultos. Los resultados fueron impactantes: casi dos tercios de los individuos habían encontrado una o más experiencias adversas en la infancia (ACE), un término que Felitti y Anda acuñaron para abarcar los eventos crónicos, impredecibles e inductores de estrés que enfrentan algunos niños. Estos incluyeron crecer con un padre deprimido o alcohólico; perder a un padre por divorcio u otras causas; o humillación crónica, negligencia emocional o abuso sexual o físico. Estas formas de trauma emocional fueron más allá de los desafíos típicos y cotidianos del crecimiento.

El número de experiencias adversas en la infancia que un individuo había predicho la cantidad de atención médica como adulto con sorprendente precisión:

  • Las personas que se habían enfrentado a 4 o más categorías de ACE tenían el doble de probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer que las personas que no habían experimentado la adversidad infantil.
  • Por cada puntuación de ACE que tenía una mujer, su riesgo de ser hospitalizada con una enfermedad autoinmune aumentó en un 20 por ciento.
  • Alguien con una puntuación de ACE de 4 tenía un 460 por ciento más de probabilidades de sufrir depresión que alguien con una puntuación de  ACE de 0.
  • Una puntuación de ACE mayor o igual a 6 acortó la vida útil de un individuo en casi 20 años.

El estudio ACE nos dice que experimentar estrés tóxico crónico e impredecible en la infancia nos predispone a una constelación de afecciones crónicas en la edad adulta.¿Pero por qué? Hoy en día, en los laboratorios de todo el país, los neurocientíficos están observando la conexión inescrutable cerebro-cuerpo, y analizando, a nivel bioquímico, exactamente cómo el estrés que enfrentamos cuando somos jóvenes nos alcanza cuando somos adultos, alterando nuestros cuerpos, nuestras células e incluso nuestro ADN. Lo que han encontrado puede ser sorprendente.

Algunos de estos hallazgos científicos pueden ser un poco abrumadores de contemplar. Nos obligan a analizar de nuevo cómo se entrelazan el dolor emocional y el físico.

 1.Cambios epigenéticos

Cuando nos vemos empujados una y otra vez a situaciones que provocan estrés durante la infancia o la adolescencia, nuestra respuesta fisiológica al estrés cambia a una sobrecarga y perdemos la capacidad de responder de manera adecuada y efectiva a los factores estresantes futuros, 10, 20, incluso 30 años después. Esto sucede debido a un proceso conocido como metilación de genes, en el que pequeños marcadores químicos, o grupos metilo, se adhieren a los genes involucrados en la regulación de la respuesta al estrés y evitan que estos genes hagan su trabajo. A medida que se altera la función de estos genes, la respuesta al estrés se restablece en “alto” de por vida, promoviendo la inflamación y la enfermedad.

Esto puede hacernos más propensos a reaccionar de manera exagerada a los factores estresantes cotidianos que encontramos en nuestra vida adulta: una factura inesperada, un desacuerdo con un cónyuge o un automóvil que se desvía frente a nosotros en la carretera, creando más inflamación. Esto, a su vez, nos predispone a enfrentamos a una serie de afecciones crónicas, que incluyen enfermedades autoinmunes, enfermedades cardíacas, cáncer y depresión.

De hecho, los investigadores de Yale descubrieron recientemente que los niños que se habían enfrentado al estrés tóxico crónico mostraron cambios “en todo el genoma” en genes que no solo supervisan la respuesta al estrés, sino también en genes implicados en una amplia gama de enfermedades de adultos. Esta nueva investigación sobre el trauma emocional temprano, los cambios epigenéticos y la enfermedad física del adulto desglosa las delineaciones de larga data entre lo que la comunidad médica ha visto durante mucho tiempo como enfermedad “física” versus lo que es “mental” o “emocional”.

  1. Tamaño y forma del cerebro

Los científicos han descubierto que cuando el cerebro en desarrollo sufre estrés crónico, libera una hormona que en realidad reduce el tamaño del hipocampo, un área del cerebro responsable de procesar las emociones y la memoria y controlar el estrés. Estudios recientes de imágenes de resonancia magnética (IRM) sugieren que cuanto mayor es la puntuación de ACE de un individuo, menos materia gris tiene en otras áreas clave del cerebro, incluida la corteza prefrontal, un área relacionada con la toma de decisiones y las habilidades de autorregulación y la amígdala, o centro de procesamiento del miedo. Los niños cuyos cerebros han sido cambiados por sus experiencias adversas en la infancia tienen más probabilidades de convertirse en adultos que reaccionan de forma exagerada incluso a estresores menores.

  1. Poda neuronal.

Los niños tienen un exceso de neuronas y conexiones sinápticas; sus cerebros están trabajando duro, tratando de dar sentido al mundo que los rodea. Hasta hace poco, los científicos creían que la poda del exceso de neuronas y conexiones se lograba únicamente de una manera de “úselo o piérdalo”, pero un nuevo jugador sorprendente en el desarrollo del cerebro apareció en escena: las células cerebrales no neuronales —conocido como microglia- que constituyen una décima parte de todas las células del cerebro y que en realidad son parte del sistema inmunitario, participan en el proceso de poda. Estas células podan sinapsis como un jardinero poda un seto. También engullen y digieren células enteras y restos celulares, jugando así un papel esencial de limpieza.

Pero cuando un niño se enfrenta al estrés crónico e impredecible de las Experiencias Adversas de la Infancia, las células microgliales “pueden ponerse realmente nerviosas y producir neuroquímicos que conducen a la neuroinflamación”, dice Margaret McCarthy, PhD, cuyo equipo de investigación en el Centro Médico de la Universidad de Maryland estudia el cerebro en desarrollo. “Este estado de neuroinflamación crónica puede conducir a cambios que restablecen el tono del cerebro de por vida”.

Eso significa que los niños que llegan a la adolescencia con antecedentes de adversidad y carecen de la presencia de un adulto constante y amoroso que los ayude a superarlo pueden tener más probabilidades de desarrollar trastornos del estado de ánimo o tener un mal funcionamiento ejecutivo y habilidades para tomar decisiones.

  1. Telómeros

El trauma temprano puede hacer que los niños parezcan “mayores”, emocionalmente hablando, que sus compañeros. Ahora, científicos de la Universidad de Duke; la Universidad de California, San Francisco; y la Universidad de Brown han descubierto que las Experiencias adversas en la infancia también pueden envejecer prematuramente a los niños a nivel celular. Los adultos que se enfrentaron a un trauma temprano muestran una mayor erosión en lo que se conoce como telómeros—Las tapas protectoras que se encuentran en los extremos de las hebras de ADN, como las tapas de los cordones de los zapatos, para mantener el genoma sano e intacto. A medida que nuestros telómeros se erosionan, tenemos más probabilidades de desarrollar enfermedades y nuestras células envejecen más rápido.

  1. Red de modo predeterminado

Dentro de cada uno de nuestros cerebros, una red de neurocircuitos, conocida como la “red de modo predeterminado”, tararea silenciosamente, como un automóvil en ralentí. Une áreas del cerebro asociadas con la integración de la memoria y el pensamiento, y siempre está en espera, listo para ayudarnos a descubrir qué necesitamos hacer a continuación. “La densa conectividad en estas áreas del cerebro nos ayuda a determinar qué es relevante o no relevante, para que podamos estar preparados para lo que nuestro entorno nos pida”, explica Ruth Lanius, neurocientífica, profesora de psiquiatría y directora de la Unidad de Investigación del Trastorno de Estrés Postraumático(TEPT) en la Universidad de Ontario.

Pero cuando los niños se enfrentan a adversidades tempranas y son empujados rutinariamente a un estado de lucha o huida, la red del modo predeterminado comienza a desconectarse; ya no les ayuda a descubrir qué es relevante o qué deben hacer a continuación. Según Lanius, los niños que se han enfrentado a un trauma temprano tienen menos conectividad en la red de modo predeterminado, incluso décadas después de que ocurriera el trauma Sus cerebros no parecen entrar en esa saludable posición de ralentí, por lo que pueden tener problemas para reaccionar adecuadamente al mundo que los rodea.

  1. Vía cerebro-cuerpo

Hasta hace poco, se ha aceptado científicamente que el cerebro tiene “privilegios inmunes” o está desconectado del sistema inmunitario del cuerpo. Pero ese no es el caso, según un estudio innovador realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia. Los investigadores descubrieron que una vía evasiva viaja entre el cerebro y el sistema inmune a través de los vasos linfáticos. El sistema linfático, que forma parte del sistema circulatorio, transporta la linfa, un líquido que ayuda a eliminar toxinas y mueve las células inmunes de una parte del cuerpo a otra. Ahora sabemos que la vía del sistema inmune incluye el cerebro.

Los resultados de este estudio tienen profundas implicaciones para la investigación de ACE. Para un niño que ha experimentado adversidades, la relación entre el sufrimiento mental y físico es fuerte: los químicos inflamatorios que inundan el cuerpo de un niño cuando está crónicamente estresado no se limitan solo al cuerpo; son transportados de pies a cabeza.

  1. Conectividad cerebral

Ryan Herringa, neuropsiquiatra y profesor asistente de psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad de Wisconsin, descubrió que los niños y adolescentes que habían experimentado adversidades crónicas en la infancia mostraban conexiones neuronales más débiles entre la corteza prefrontal y el hipocampo. Las niñas también mostraron conexiones más débiles entre la corteza prefrontal y la amígdala. La relación prefrontal-corteza-amígdala desempeña un papel esencial en la determinación de cuán reactivos emocionalmente podemos ser a las cosas que nos suceden en nuestra vida cotidiana y cuán probable es que percibamos estos eventos como estresantes o peligrosos.

De acuerdo con Herringa:

“Si usted es una niña que ha tenido experiencias adversas en la infancia y estas conexiones cerebrales son más débiles, es de esperar que en casi cualquier situación estresante que encuentre a medida que avanza la vida, puede experimentar un mayor nivel de miedo y ansiedad”.

Herringa descubrió que las niñas con estas conexiones neuronales debilitadas tenían un mayor riesgo de desarrollar ansiedad y depresión cuando llegaron a la adolescencia tardía. Esto puede, en parte, explicar por qué las mujeres tienen casi el doble de probabilidades que los hombres de sufrir trastornos del estado de ánimo posteriores.

Estos descubrimientos científicos pueden ser abrumadores, especialmente para aquellos de nosotros que somos padres. Entonces, ¿qué puede hacer si usted o un niño que ama se ha visto afectado por la adversidad temprana? La buena noticia es que, al igual que nuestra comprensión científica de cómo la adversidad afecta al cerebro en desarrollo está creciendo, también lo es nuestra visión científica de cómo podemos ofrecerles a los niños que amamos ser padres resistentes y cómo todos podemos dar pequeños pasos para sanar el cuerpo y el cerebro. Al igual que las heridas físicas y los moretones sanan, así como podemos recuperar nuestro tono muscular, podemos recuperar la función en áreas del cerebro que no están conectadas. El cerebro y el cuerpo nunca son estáticos; siempre están en proceso de convertirse y cambiar.

Artículo de divulgación muy interesante. El original contiene una gran cantidad de hiper-vínculos y vídeos mas explicativos.

Texto completo